0:00
0:00
0:00
0:00
Bullying - Acoso escolar Ep47
 
Full transcript. El acoso escolar es el deseo de un niño de lastimar, amenazar, intimidar o avergonzar a otro niño. El acoso escolar puede ser algo más que solo insultos e incluso se ha trasladado a las computadoras y a los teléfonos celulares. El acoso escolar puede ser físico, emocional, escrito, verbal e incluso sexual. Conocer las diferentes maneras en que los niños pueden intimidar a otros ayudará a identificar y detener el acoso escolar.

El acoso físico es cuando un niño hiere físicamente a otro niño a propósito y con la intención de hostigarlo, asustarlo o avergonzarlo. Golpear, patear y empujar, así como las amenazas del uso de la violencia física son las formas en que los niños utilizan el acoso físico. A veces un niño exigirá dinero u otras pertenencias como una forma de acoso escolar. Usualmente los niños usan más este tipo de intimidación porque generalmente son más agresivos que las niñas. El acoso físico puede tener graves efectos sobre las víctimas si no se detiene a tiempo.

El acoso verbal es otra forma común de intimidación y las niñas son más propensas a participar en este tipo de hostigamiento. La intimidación verbal se produce cuando los niños ponen apodos, difunden rumores o se critican mutuamente sin descanso. A pesar de que el acoso verbal no causa daño físico, puede traumatizar a los niños y hacer que pierdan la autoestima, se depriman y pierdan el interés en los amigos y en sus actividades cotidianas. Estos efectos pueden causar mucho daño a un niño e incluso afectarlo a largo plazo.

El acoso escrito toma la forma de mensajes ofensivos tanto en papel como en correos electrónicos y mensajes de texto. Pasar mensajes y fotos desagradables solía ser la única forma de intimidación escrita, pero hoy, debido a que el Internet hace que la difusión de información sea más fácil, el acoso escrito se ha vuelto más fácil que nunca. Los niños escribirán en línea cosas despectivas sobre su víctima para que todo el mundo las lea. También usarán salas de chats para difundir rumores y hacer comentarios desagradables a otros niños o a las propias víctimas.

El acoso emocional es otra forma de intimidación y también es más común entre las niñas. La intimidación emocional incluye excluir a otros de un grupo, victimizarlos y ridiculizarlos. Cualquier comentario o acción que pretenda herir los sentimientos de otra persona se considera intimidación emocional. Este tipo de acoso escolar es tan grave como cualquier otro porque las víctimas eventualmente se sienten dañadas emocionalmente. Las víctimas de intimidación emocional a menudo se culpan a sí mismas por esa situación y sufren efectos de por vida.

La intimidación sexual ocurre más a menudo en niños mayores e incluye comentarios sexuales no deseados, tocamientos indebidos y la exhibición de pornografía. La intimidación sexual es un problema muy serio y puede considerarse acoso sexual. Los niños que cometen este tipo de intimidación pueden enfrentar serias consecuencias, e incluso ser considerados legalmente responsables.

El acoso escolar le puede suceder a cualquiera e incluso los niños populares, aparentemente bien portados, pueden intimidar a otros. Cada tipo de acoso escolar es grave y debe tratarse en consecuencia. Comprender los diferentes tipos de acoso escolar puede ayudar en la prevención del acoso y detenerlo a tiempo si sucede.