Comienzo del Caos
 
Hace mucho mucho tiempo, antes de que todo fuese creado, sólo existía el

Caos, un mar negro y dorado que lo era todo, vida y muerte, luz y

tinieblas, agua y fuego ... todo ... Del Caos surgió una diosa que

empezó a dar forma al Caos. Primero creo un lugar en el Caos donde

habitarían todas sus criaturas, un mundo donde morar, y lo llamó el

Templo del Caos, despues llenó el Templo con sus ángeles y todas sus

criaturas.






Cuando la diosa estuvo satisfecha con su creación se desposo con un

hombre que escogio de entre todos los que había creado y tuvieron a su

primer hijo, a Chronos, el dios del Tiempo y el Espacio. Chronos con el

permiso de sus padres tambien empezo a dar forma a su creación, un lugar

fuera del Caos, dominado por el Tiempo y el Espacio, el Templo del

Tiempo y como su madre, dio forma a quienes lo habitarían.






Su madre complacida tuvo un gesto de amor maternal para con su hijo, le

dio a su esposo el poder absoluto sobre el Caos y se transformó a si

misma en una gran gema, el Sagrado Emblema, esta peculiar joya era un

arco iris, simbolizando la felicidad y prosperidad, sostenido por dos

nubes blancas, en una de ellas estaba un sol dorado y radiante,

simbolizando la luz, y en la otra una gota de agua pura, simbolizando la

pureza y la inocencia, y se entregó a su propio hijo para que lo

custodiara. Mientras este místico emblema estuviera protegido por

Chronos la felicidad sonreiría a todos, y toda creación nacida de

Chronos y los hijos de Chronos estaría amparada por el Caos,

protegiendoles y guiandoles.






Durante mucho tiempo hubo paz y prosperidad, nacieron nuevos dioses que

crearon otros 4 templos, el Templo del Agua, el Templo del Fuego, el

Templo del Viento y el Templo de la Tierra. No obstante, esta felicidad

no fue eterna, pues Chronos en su interior sentía envidia de su padre,

pensaba que el trono del Caos debería ser para él y no para alguien

rescatado de entre toda la Creación. Entonces una noche, Chronos se

acercó hasta el Sagrado Emblema, con la intención de obtener su poder y

gobernar sobre todos, pero para su infortunio, al tocarlo una gran luz

emanó de él y explotó, Chronos empezó a dividirse en dos, el original,

representante de la luz, y su gemelo malvado, Thanatos. En donde

descansaba el Sagrado Emblema se formó un gran agujero interdimensional

absorviendo a Thanatos a otro mundo, a través de dicho agujero se podia

observar un templo igual al del Chronos pero oscuro, había nacido el

Templo de las Tinieblas. El Sagrado Emblema se dividió en 3 partes, arco

iris, luz y agua y se desvaneció.






La suerte de Chronos cambió para mal, el infortunio cayó sobre él y su

creación, tuvo muchas guerras y confrontaciones con Thanatos que acabó

por diezmar el Templo del Tiempo. Avergonzado, Chronos fue a junto de su

padre a pedir perdón, este se apiadó de su hijo y le permitió crear su

reino en una parte del templo que su esposa había creado para él,

Lucerna. Chronos se asentó allí con su gente y de la unión de ambos

Templos nació el Santuario de la Luz.






El dios del Caos, preocupado por lo que pudiera pasar en el futuro, y

para prevenir y ayudar en caso de que ocurriera algo similar creo una

raza especial, los Io [io], ángeles de gran conocimiento científico y

tecnológico que ayudarían a prosperar a todos. La idea para algunos fue

bien acogida, por otros no tantos. Algunos hijos del dios del Caos, al

tomar el trono trataron de sacarlos de enmedio, pensando que el Caos es

quien gobierna todo y decide lo que se ha de hacer, no alguien inferior,

otros trataron de mejorarlos, así hasta llegar al actual dios del Caos,

Jeth Adachi, que en su deseo de mejorar esta raza, y crear los

perfectos angeles que ayudasen a restablecer y guardar el Orden, creo a

los Kakumei, ángeles de inmensa sabiduría, bibliotecas andantes, ángeles

de pura fe y bondad.






La Primera Generación de los Kakumei le pidieron a Jeth el poder

abandonar su forma del Caos para servir bien a todos desde la humildad y

no por llevar un poder inmenso y a través del miedo. Jeth complacido lo

aprobó y prometió que cuando apareciera la última generación de

Kakumei, volverian a ser elevados al cielo después de su trabajo y se

restablecería su vieja gloria en el Caos. Esta primera generación

construyó un monasterio en una montaña dedicado al culto al Caos, a la

enseñanza, a la custodia del conocimiento como una gran biblioteca.

Mucha gente se acercaba a este monasterio no solo a aprender, sino a

escuchar los grandes cantos de estos ángeles, pues quien los escuchaba

cantar caia en un trance que los hacía sentir como si estuvieran viendo

en cuerpo y alma el paraiso.






La Segunda Generación fue una generación de transición, ya que creían

que aunque lo que hacía la primera generación era su misión básica,

necesitaban expandirse para poder llevar a cabo su misión, mientras unos

se quedaban en el monasterio, otros intentaban acercarse más a los

demás.






La Tercera y la Cuarta Generación fueron ya generaciones donde lo que

había hecho la segunda quedó consolidado y empezaban a buscar la manera

de mejorar extendiendo sus habilidades a la Ciencia y la Tecnología para

ayudar a los demás, naciendo los primeros grandes científicos de la

época.






La Quinta y la Sexta Generación fue la de los avances científicos y

tecnológicos, y también en los distintos campos, como la magia, la

enseñanza, el culto al Caos y empezaron a expandirse más alla, para no

quedarse estancados en la raza humana, se dedicaron a mezclarse con más

razas, como los dragones, elfos, etc.






La Séptima Generación fue la de la mezcla cultural y racial, muchos

Kakumei estaban asentados con otras razas y culturas, e incluso alguno

llegó a casarse y prosperar, podría decirse que habían llegado a la

cumbre, una época de prosperidad, que sería recordada por los Kakumei

como la Edad Dorada.






En la Octava Generación, los Kakumei ya estaban enriquecidos con todos

los intercambios raciales y culturales, de hecho, la rama principal de

la familia su sangre no era pura, tenía en ella ya sangre de dragón,

sangre de élfo y alguna raza más, en esta generación seguían disfrutando

de esa Edad Dorada.






La Novena Generación, o generación del declive fue cuando los Kakumei

empezaron a caer, a pesar de todas sus buenas intenciones, se habían

ganado muchos celos, envidias y enemigos, fue en esta generación cuando

ocurrió lo que jamás ellos habrían pensado ... la casi total extinción

de su raza y su conocimiento ...






- FIN CAPÍTULO 1 -






** Pongo entre [ ] la pronunciación de algunas palabras que puedan

parecer difíciles o que el éstilo de letra visual pueda hacer que se

confunda la lectura **