De ecosistemas propios a commodity
Como había prometido, empezaré a publicar por aquí artículos de opinión al igual que hasta ahora hacía en el blog de SocialBrains, que serán por tanto públicos para cualquiera.

Esto no quiere decir que disminuya el contenido exclusivo para mecenas. Seguiremos publicando una pieza privada para mecenas los martes, y todos los que seáis mecenas de nivel WPA también recibiréis los jueves (como hoy) la newsletter exclusiva enfocada a la seguridad para PYMES y autónomos. Pero además, seguramente aproveche este canal para sacar de mi cabeza temas como el de hoy, y de paso dar a conocer un poco más la tipología de piezas que publico por estos lares al resto de miembros.

Pero vamos al lío.

Como ya sabrás, ayer publicaba en el blog un artículo en profundidad de la estrategia seguida por Epic Games, creadores de Fornite, para amasar más de 1000 millones de dólares en apenas un año con un videojuego.

Y entre ellas, dediqué la mitad de la pieza a explicar lo que suponía que Fornite no llegase a Android desde Google Play, sino mediante descarga directa, y para evitar ese 30% de comisión que se lleva Google. Que ojo, en iOS no lo han hecho porque directamente no es posible hacerlo.

Estos días también hemos sabido que Bethesda, otro gigante del sector, se ha puesto duro con Sony (EN). O la compañía cambia de idea con PlayStation, que hasta ahora estaba forzando que sus juegos no contaran con cross-network play (poder jugar con jugadores de otras plataformas), o no van a tener el nuevo Elder Scrolls Legends.

A lo que voy con estas dos noticias es que quizás estemos ante el inicio de un panorama en el que los ecosistemas digitales pasen a ser una commodity. Y por ende, sujetos a una suerte de estandarización y bajo el cobijo de un control externo, como ocurrió ya hace unos años con la propia conectividad (el cable y el 3/4G).

¿Y si Google y Apple tuvieran la oblicación de ofrecer acceso gratuito a sus markets? A fin de cuentas, se han vuelto de facto los dos ecosistemas móviles digitales. Que en vez de quedarse con el 30% de los beneficios, tengan que buscar vías de financiación alternativas, como les ha tocado hacer a las telco con esto de intentar cobrar por datos.

Realmente ya sacan bastante valor del ecosistema de datos que son capaces de analizar (Google) y de la venta de sus propios productos (Apple), y por ahí tenemos en Europa a la Comisión mirando muy de cerca sus a todas luces su monopolístico imperio.

Lo que me genera sentimientos encontrados, ya que por un lado entiendo que es el camino a seguir (en el momento en que algo pasa a ser necesario para la sociedad, se transforma en una commodity), y que por otro, sería como penalizar a aquellos que han llegado ahí a base de hacer muy bien las cosas.

Pasar de ser líderes del sector, a transformarse en una commodity. Un pilar más de los negocios digitales, sujeto por tanto a una legislación y accesibilidad más asegurada.

¿Cómo lo ves?