Desaparición Drástica
 
Nuestra historia comienza en

la Octava Generación Kakumei, en esta nació un joven de pelo y ojos

albinos, hijo de Drake Kakumei y Diana, la diosa de la Luna, por sus

venas corría la sangre de los dragones, los elfos y la diosa de la luna;

le pusieron por nombre Ellyos, resplandor del Sol. Desde muy pequeño

fue muy inteligente y despierto, muy paciente. Siendo adolescente

manejaba el arco mejor que nadie, poseía su propio arco mágico de

energía espiritual y su puntería llegó a ser legendaria, no habiendo

nadie capaz de rivalizar con él, era el orgullo de la guardia de

arqueros del Santuario.






Aunque parece la historia perfecta, Ellyos siempre tuvo sus momentos de

reflexión y bajones, no se sentía lleno y a veces siquiera orgulloso de

lo que hacía, llegando a detestar su nombre por no ser realmente lo que

su nombre significaba.






Ya de mayor era un hombre apuesto, delgado pero fuerte, con el cuerpo

esculpido y capitán de su propia guarnición de arqueros. Se enamoró y

casó con una noble rica, Anna Romanov, con la que tuvo dos hijos, un

niño y una niña. Al niño le puso su nombre para que al menos él rindiera

honor a su significado, así se pasaría a llamar Ellyos Kakumei Romanov,

y una hija a la que llamaron Margareth Kakumei Romanov.






El joven Ellyos era tan fuerte como su padre, mientras que Margareth era

inteligente y perspicaz. Ellyos se dedicó a la guerra, como su padre,

dominando el hacha y convirtiéndose en el temor de los enemigos, y

Margareth se dedicó al estudio y contemplación de las leyes,

convirtiéndose en una gran fiscal.






Ellyos llegó a convertirse en un hombre alto, apuesto y muy fuerte,

llevándose el apodo de "Torreta inamovible", pues Ellyos tenia unos

grandes y fuertes brazos, así como un cuerpo ancho y escultural, vestía

siempre una armadura pesada e iba a todas partes con su fiel hacha casi

tan grande como él a partir por la mitad a los enemigos. Margareth se

convirtió en una esbelta mujer, vestía fino y dominaba el látigo para

defenderse, ningun malechor escapaba impune en sus juicios.






Un día Ellyos, en una emboscada por parte del enemigo para librarse de

él, se perdió en el bosque y encontró un poblado súcubo, donde conoció a

la Reina, Galaxia Luxeterna, la cual le comentó que su clan era

pacífico. Allí le curaron las heridas y le ayudaron a salir. Mucho más

tarde, Ellyos volvería a ese bosque, pues se había quedado prendado de

la belleza de Galaxia, allí le pidió su mano, y esta con mucho gusto

aceptó, pues ella también estaba enamorada de Ellyos. Pero su gozo se

vio interrumpido cuando por una extraña enfermedad súcubo, Galaxia no

podía tener descendencia.






Ellyos sin perder la esperanza, rezó al Caos, pidiendole poder tener

descendencia. El Caos le sonrió y le condeció lo que su corazón

anhelaba. Tuvo dos hermosos hijos, el primogénito parecía talmente la

unión perfecta del padre y de la madre: Pelo largo como el de los

padres, color rojo, mezcla del pelo negro de Ellyos y el pelo dorado y

anaranjado de Galaxia, ojos verdes como esmeralda, el dorado del padre y

lo azul de la madre; cuerpo delgado y esbelto como el de la madre, pero

fuerte y robusto como el del padre. A ese niño le llamaron Alpha

Kakumei Luxeterna.






- Te llamarás Alpha, serás la vida, el comienzo, la salvación de muchos - dijo Ellyos.






El otro niño tenía el pelo negro y largo del padre, ojos azules oscuros y

el cuerpo de la madre, a este le llamaron Omega Kakumei Luxeterna.






- Tu te llamarás Omega, serás la destrucción y el final de nuestros enemigos.






Tuvieron varios años dichosos, aunque su felicidad no iba a ser eterna.

Durante mucho tiempo Chronos en secreto estaba haciendo planes oscuros y

peligrosos, los Kakumei pudieron llegar a enterarse de parte de ellos e

intentaron hacerle frente y sacarlo a la luz, así que Chronos decidió

callarlos y deshacerse de la única incógnita que podía desestabilizar la

ecuación de su victoria ...






Continuará ...



-----------------------------------------------------------------------------------Notas:






- El clan de Galaxia, a diferencia de los otros clanes, no hipnotiza, ni

atrae a los hombres para esclavizarlos y robarles la energía, sino que

libremente y pacíficamente se relacionan con ellos, creyendo en el amor,

y se alimentan única y exclusivamente de la energía del amor que les

proporciona la pareja que encuentran. Se continuará hablando sobre esto

más adelante en la historia profundizando aun más