El caso Dalmau: La Flagrancia y el dejar hacer