El despertar
 


Había acabado en aquel retiro espiritual en medio de la nada después de descubrir la verdad. Todo lo que había sufrido esos años, por fin tenía un sentido. Ya no sentía dolor, solo escuchaba el enorme silencio que lo rodeaba. Había pasado un día tranquilo, haciendo yoga y leyendo clásicos, y ahora que llegaba la noche, era hora de meterse en la cama y despertar.