El Sr. Esclavo y su latigo. La Vara de la Verdad Cap.3