Family of the Past Capítulo 5
 
-… ¿No hay nada que podamos hacer Doctor? - oyó decir, más no logró reconocer la voz...

- ¿Hacer?, ¿hacer?, discúlpenme que se los diga Vongolas, ya han hecho mucho… ¿quieren hacer más? - fue una voz femenina, y estaba llena de furia sanguinaria, probablemente alguien saldría herido más tarde...

"Eso suena como Lal-san, pero… ¿qué hace aquí?, si en verdad es ella, su voz ciertamente ha cambiado un poco… Un momento, ¿dijo Vongola?"

-… Lo sentimos… - Fue tan suave que si no estuviera tan acostumbrado al silencio, no lo habría oído, eso y qué estaba interesado... "¿Qué demonios está pasando?, estoy demasiado agotado como para abrir los ojos.... lamentable, pero aceptable, de seguro tan poco veré nada sorprendente..."

- No hay mucho que se pueda hacer por el… - "Vaya... qué serio, parece un robot... Un momento, ¿alguien se va a morir o qué?, esto se parece a la serie que Bianchi estaba viendo ayer en la televisión..." - es un milagro que sobreviviera, pero dudo demasiado que despierte… - "¿Milagro?, no me digas que está en coma también... ahora dirá que no hay nada que pueda hacer y se va a morir el pobre desdichado en cualquier momento..." - todo está en nuestra contra ahora, lo siento… - "Típico, probablemente estoy dormitando al lado de la televisión..."

Se oyeron unos pasos junto al sonido de una puerta abrirse y luego cerrarse del mismo modo… todo quedo en silencio por un rato… "¿Y ahora qué?, no me digan que se quedaron mirando al pronto muerto y están en silencio por lástima o algo así... Es oficial, no me gustan las series de Bianchi..."

-… Seré sincera, no sé qué habrá ocurrido realmente, pero estoy decepcionada de todos ustedes, en especial de ti Tío Reborn… - era una voz suave, femenina, pero mortalmente triste y decepcionada. "¡¿Tío Reborn?!, eso significa que... Uni es la que acaba de hablar, pero..." - no creo que Tsuna mereciera nada de esto…

Tsuna quedó en blanco por unos segundos... "¡¿Entonces yo soy el pobre desdichado?!, ¡¿Qué clase de sueño es este?!... no es una pesadilla como lo usual, pero esto ciertamente no es uno lindo tan poco... ¿cómo es que uno se despierta sabiendo que está soñando?"

-…

-… Si esto era lo que querían lograr, los felicito, pues lo lograron… - suspiro tristemente. "¿Lograr que?, este sueño es muy confuso..." -… no quiero ni imaginarme como será cuando el resto se entere… - "y muy raro... a nadie le importaría si me muero, estarían más felices de esa manera más bien..."

-…

-… Se lo merecen, no debieron de haber hecho tal cosa desde un principio… - Si Tsuna hubiese podido pestañear, lo hubiera hecho, pues: "¿Hacer qué?, ¿y que merecer?, estoy más confundido a cada segundo..." - ¿Acaso se les olvido que están en la mafia?, cosas horrendas suceden aquí… - Tsuna se atragantó mentalmente, "Incluso para un sueño, ¡nunca pensé oír eso de ella!, y de ese modo tan... escalofriante..."

-… Lo sabemos… - fue la respuesta sumisa.

-… Si Tsunayoshi-san por algún milagro llega a recuperarse, pasara a nuestras manos… - "¿Qué?" - lo saben, ¿no? - "¿Quién dice que me quiero recuperar?, ¿quién dice que pasare a manos de quién?, soy un monstruo, yo pertenezco a nadie más que a mí mismo..."

-… 

-… N-No… - "Si tan solo pudiera moverme... no estarían hablando como si fuera una mascota... si tan solo..."

- ¿Que fue eso?… - Dijo alguien, pero no logró decir quien, ni le importaba, no solo lo dejaron solo... ¿sino que también tomarían decisiones sobre el?, inaudito, tal vez hace un año o dos lo hubiera aceptado, ¡pero no ahora! - ¿quién hablo?

- Ninguno de nosotros…

-… N-no… se-e... a-at-tre-e... v-van... - "O arremeteré en su contra, sueño o no... no importa cuánto me cueste..."

-… ¿Tsuna? - "Genial... ahora soy Tsuna otra vez... ¡despierta de una buena vez Sawada Tsunayoshi!"

Unos pocos segundos en silencio… 

-… ¿Tsuna?… - preguntó otra voz distinta, un poco más ansiosa que la anterior. 

Me desperté sintiéndome muy cálido por alguna razón, y muy molesto para anexar… "Que sueño tan raro... solo voces, desgraciadamente no podía hacer nada, solo oír... que frustrante, no quería oír nada de eso, puras mentiras... un sueño verdaderamente estúpido, ¡a eso prefiero las pesadillas!... Bostezo y se estiró levemente, mirando al techo durante un rato, pensando en que haría ese día, a sabiendas de que probablemente haría lo mismo que los últimos días: pensar y recordar... "¿Qué era incluso lo que había soñado?, vaya memoria la mía, ya ni me acuerdo... pero, ¿qué importancia tiene de todos modos?, hubiera preferido una pesadilla en lugar de eso, aunque ya no me acuerdo porque... Hubiera sido bonito soñar con algo suave y acogedor...", Tsuna se estiró perezosamente, no quería levantarse, demasiado cómodo como para importarle que no debía actuar de ese modo, ni siquiera si era Sábado, “Hubiese sido genial soñar con una forma de romper, desintegrar o destruir completa o parcialmente el papeleo en el día en que lo vi por primera vez…", dudaba que se iba a olvidar de ese día de pesadilla algún día, llevaba años sin hacerlo, así que dudaba que lo haría pronto, eso y seguro tenía alguna clase trauma con el… Cerró los ojos mientras dejaba que la memoria apareciera en su mente...

Se acercó y abrió por primera vez la puerta de su oficina, con Reborn sentado en su hombro… uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis… ¡doce pilas de papel!, dos veces más alto que el cada una… sentía que iba a llorar…

- ¿Tengo que hacer todo eso?

Una pistola en su sien le hizo saber que si… tuvo la tentación de llorar allí mismo y suplicar una muerte rápida, pero… no podía dejar a su familia sola, ¿quién la protegería después?, y su madre... ¿cómo lo tomaría?…

- Esto es sola la entrada, aún hay doce pilas más al fondo Dame-Tsuna. Debes localizar los errores y asegurarte de que todo este cumplido al pie de la letra… y debes terminarlo todo hoy…

- ¡¡¡¿QUEEEE?!!!

Ese fue el peor día de trabajo que tuvo… no fue muy bonito, pero agradecía continuamente la ayuda de Reborn-san… no fue golpeado, amenazado o algo similar… Sin embargo, eso fue justo tres días después de ese incidente, fue su primer día de ser enseñado de forma amable y comprensiva, como si fuera una persona normal… "Reborn-san probablemente tuvo compasión de mí, o tal vez no, solo estaría siendo cuidadoso para evitar más problemas de lo que valía la pena..."

O más precisamente debido a lo que sucedió después, lo cual era incapaz de recordar, y por consiguiente no era una razón posible para él.. Según varias fuentes, después de aquel grito lloro y lloro como un niño pequeño al cual le quitaron injustamente un juguete en un castigo, algo muy lamentable para un adulto, por no decir a un jefe mafioso… incluso se le bajo la tensión y casi estuvo a punto de desmayarse, ni siquiera le importo cuando fue amenazado con dejar esa conducta con una pistola en la frente, de hecho, Reborn no termino la amenaza cuando ya había bateado a Leon al otro lado de la habitación en su desesperación, pero él no recordaba nada de eso, absolutamente nada, y no creía que hubiera podido hacer eso, incluso si hubiera estado borracho… Leon mordía a su amo cada vez que intentaba apuntarlo con el después de eso, pero solo cuando estaba trabajando, Tsuna solo creía que era porque León no quería interrumpirlo... algo bastante erróneo, pero nadie iba a decírselo.

Y no solamente fue el pobre Leon quien pago ese día, según lo que le contaron: golpeo y mando a volar a todo aquel se acercó, diciendo algo acerca de no querer ir al infierno, una reacción muy exagerada, pero incluso si hubiese sido real, ¿quién podría culparlo?... En lo siguiente Tsuna estaba un poco perplejo, pero casi todos los presentes en la mansión le decían prácticamente lo mismo: voló la mitad de la mansión con sus llamas, utilizando el X-burner antes de que pudieran ponerle una mano encima o hacerlo bajar del cielo, antes de perder el conocimiento por el estrés… 

Siendo totalmente honesto, no les hubiera creído esa parte si no hubiera visto la mayor parte de la mansión hecha trizas y quemada varios días después, si no hubiera estado quemada como si alguien solo hubiera detonado una bomba, hubiera pensado en Hibari y Mokuro. Tal vez sea debido a eso que nadie lo dejaba solo con más de tres pilas de papel, y nunca tenía más de ocho en el día, y trataban, en especial las sirvientas, de entretenerlo un momento con alguna noticia o bocadillo... algo acerca de "el stress es malo para usted", no se atrevió a preguntar... No solo quedo en eso, pero a diferencia de lo anterior, esto fue un poco más permanente: las familias enemigas se alejaron un poco, no, eso es mentira, en todo caso, muy pocas familias tienen las agallas de ir a matarlo o molestarlo luego de eso, y los tratados se hicieron con menos complicaciones... no ayudó que los acontecimientos se esparcieron como pólvora y que Dino y Emma, a pesar de no haber presencio nada de eso, se rieron hasta decir basta diciendo que tenían que volar la mitad de la mansión como él para ser importantes, fuera del alcance de los oídos de Tsuna por supuesto. Tristemente, ese incidente trajo mucha más atención de la deseada, para bien o para mal, muchas alianzas fueron hechas poco después...

"Bueno, al menos ese infierno de día nunca se repitió, ¡gracias a Dios!, no creía que pudiera soportar otro parecido… pero extraño mi papeleo, ¡no hay casi nada que hacer sin él!", y eso que en aquel entonces apenas tenía 18 años, justo un día después de haber aceptado formalmente su cargo y de haber ido a Italia… ¡Qué gran forma de celebrar su llegada!, si como no… más bien una pesadilla, pero conociendo a Reborn, eso era de esperarse… Tsuna suspiro y decidió pensar en otra cosa, no debía de haber pasado mucho tiempo… no, no había, su reloj interno marcaba las 6:15 de la mañana, otra cosa más para agradecerle a su Hynper Intuición, su única amiga que tuvo desde que quedo solo… no podía vivir sin ella…

No solo sabía cuándo estaba o estaban en peligro o necesitaban hacer algo, sino otras pequeñas cosas… siempre le daba la máxima atención y prioridad desde hace unos años, quizás no estuviera viva ni nada, y solo podía avisar, pero era parte de él, y… siempre estaba en lo correcto, nunca se equivocaba, así no entendiera hasta que sucedían las cosas o deseará con todas sus fuerzas que no estuviera en lo cierto. Además, por más extraño que sonará, la Hynper Intuición o era adaptable o evolucionaba según... ¿según qué?, no tenía ni idea, pero tendría que ver con su poseedor sin lugar a dudas, ya no necesita ni ver un calendario o un reloj... o tenía un muy buen sentido del tiempo, que sabía que no lo tenía, o era su Hynper Intuición, no tenía ninguna otra explicación. Últimamente le era imposible estar perdido o no saber qué era lo que estaba a su alrededor, por no hablar de saber cuándo demonios estaba siendo vigilado... tenía que ser su Hynper Intuición, aunque lo último no era nuevo, ha sido más usual y preciso, muchas veces podía decir quién o quiénes y desde donde. Era algo bueno, pero extraño, de seguro los entrenamientos de Reborn tendrían algo que ver, le enseñó cosas que hasta el día de hoy no quisiera saber y otras que han sido muy útiles…

Era cruel, pero incluso antes de todo eso ya era un monstro, esto solo eran aditivos que lo hacían más peligroso que antes… incluso si solo los usaba para pequeñas cosas o nada en lo absoluto, pues, ¿qué y para qué?, muchas veces lo mejor era solo observar... su Hyper Intuición había llegado a advertirle más de una vez que si seguía así, en su verdadera línea de tiempo, cosas malas pasarían, pero también que si forzaba a la familia Vongola o trataba de que todo volviera a ser como antes, también sucederían cosas malas pero en cierta manera lo empujaba a hacer algo... ¿Qué podía hacer y por qué?, era un cobarde, siempre lo había sido, era conocido como Dame-Tsuna por varias razones, y eso no iba a cambiar, incluso si ya no era un inútil, aún era un cobarde y un miedoso... incluso si pudiera cambiarlo todo, no lo haría, ¿para qué?, ellos estaban bien, muy bien sin él, y había sido su decisión... por algo que ellos habían hecho varias veces antes, ¿era una condición que él lo hiciera para ser un monstruo?, ¿incluso si lo hizo por ellos?, ya sea un sí o un no, no solo lo hecho estaba, sino que terminarían en lo mismo o en algo peor por cualquier otra cosa que no les gustará que hiciera... Estaba bien que estuvieran molestos, había rito una promesa... pero les había salvado la vida también... a que estuvieran muertos, estaba feliz con esto incluso si en verdad no sentía dicho sentimiento, ellos estaba buen y eso era todo lo que importaba... incluso si estaría solo durante el resto desde su vida, lo aceptaba, no podría durar mucho de todos modos, ¿verdad?, además, una vez que consiguiera a alguien que pueda tomar su lugar como Décimo Vongola… se iría sabiendo que los dejo en buenas manos, mucho mejores que las de él, de alguien que los amara y los cuidara, a alguien que… los mereciera… y si no lo lograba, al menos lo había intentado, se iría en paz en cualquiera de los casos... en cualquier posible caso...

Sin embargo, al parecer buscar a alguien más no era una tarea fácil, su anillo se había negado a cualquier candidato que el buscaba, un rechazo demasiado contundente para su gusto, si el anillo no aceptaba a nadie… no podría cambiar sus puestos, era un requisito esencial para tomar el liderazgo de Vongola, ser jefe de todos los jefes poder utilizar ese anillo… era realmente duro, no importa como los busco, nada dio resultado, y ahora no podía hacerlo más, ¿cierto?, Reborn lo mataría si lo intentaba en este tiempo… si se enteraba, claro, la pregunta era... ¿querría correr ese riesgo?, si bien es cierto que él era la última opción... debía de haber alguien más que él, en algún lugar, pero debía de haberlo, su Hynper Intuición nunca le había fallado, no lo haría con esto.

Y hablando de la Hynper Intuición... quizás no lo haya sabido en aquel entonces, pero su Hynper Intuición lo cuidaba desde que era un niño, siempre le decía cuando debía correr o que hacer si lo iban a golpear para aminorar el daño, a veces como evitarlo totalmente… estaba agradecido por ello, sin él no habría llegado a vivir hasta si quiera los diez años, y no habría conocido a su familia… tan poco habría sabido que hacer para protegerla, no solo le debía su vida entera, sino también a las de quienes protegía…

Siendo realistas, si no fuera por su Hyper Intuición estaría en una tumba en algún rincón del mundo, si es que tenía suerte y su cuerpo no fuera arrojado en algún lugar a la intemperie y sirviera de comida a los animales… incluso ahora, esa idea era tentadora, servir de alimento a algún animal era algo muy noble desde su perspectiva… al menos así sería útil en algo y, a la vez, ayudaría a alguien… Bueno, más tarde tendría tiempo de continuar con todo esto, pero ahora necesitaba alistarse y darse un buen baño, le hacía falta una y no tenía nada ni nadie que le impidiera quedarse allí por horas… y para hacerlo algo divertido: incluso si era sábado, siempre ocurría algo, además, no sería para nada bueno que su familia lo viera deprimido o algo peor que eso, ya había dado suficientes problemas por ello, y no quería verlos más preocupados de lo que ya estaban, más bien le extrañaba que su puerta aún estuviera intacta… 

- Arrib- ¿eh? - "¿Por qué no me podía levantar?, ¿o mover los brazos?", miró hacia abajo, y pensó con asombro: "Vaya, no esperaba que se quedaran, no es que no lo quería ni nada, pero… ¿cómo voy salir de aquí ahora?, y otra cosa... ¡¿Cómo rayos terminaron en mi cama?!, ¿y sus colchas?" 

En pocas palabras, Tsuna se encontraba en medio de un abrazo doble, y si quería salir tendría que moverlos o despertarlos… Sin saber qué hacer, suspiró profundamente, en cualquiera de los dos casos terminaría despertándolos, queriendo o no… eran las 6:30, sería una larga espera… a menos que… 

-… Yes, I did it!… - Susurro para sí mismo en voz baja cuando logro, finalmente, liberarse…

 "Aunque me tarde media hora en ello, bastante tiempo pero no importaba… ¡Soy libre!, ¡y aún están durmiendo a pierna suelta!", no le importaba en lo más mínimo que tuvo que hacer como una oruga todo el proceso, no importaba que sus músculos dolieran, y de que se estaba muriendo por gritar de frustración en varias ocasiones… ¡Era libre!, al fin podría darse su ducha tranquilo y luego ir abajo y comer un poco, y aliviar a algunas personas en el proceso… apenas y podía pasar la comida ahora, un gran avance para él, pero eso ya era otro tema para otro día, ahora: ¡a la ducha!…

Entró en la ducha y se quedó allí mucho tiempo, le encantaba el agua fría y no se molestaba con las horas… era muy relajante y lo despertaba sin ningún problema. Además… se identificaba con ella, era diferente a los demás y era muchas veces tan frío como el hielo, aunque por detrás de esa coraza congelada no era más que agua fría… cambiante y moldeable, pero inexplicable, incluso para sí misma… podía causar dolor, podía salvar vidas como podía destruirlas, dañaba como consentía, podía estar en cualquier lugar como no estarlo… algo parecido a lo que era: hacía daño a su familia cuando antes la consolaba, mataba tan fácilmente como perdonaba y nadie quería saber de él, por lo que estaba en cualquier lugar fuera de la vista cuando antes iba y venía a su antojo si nadie lo obligaba a salir a algún lugar… 

Tal vez quizá no era muy parecido a tal belleza como era el agua, fría o no… ella era amada y temida al mismo tiempo, era una fuente vida como destructora de ella… el solo era temido y no era ni bello ni hermoso, tan solo era una mera criatura hecha para matar, en pocas palabras: un monstro… un monstro que no quería ser lo que era, pero no tenía otra opción que serlo, ya no podía cambiar nada, pero a cambio su familia estaba bien… 

- ¡Por favor!, vuelve con nosotros…

- ¡Lo sentimos!

- ¡Perdónanos!; ¡nunca quisimos hacerte esto!…

-… No te vayas por favor… te necesitamos… no sabes cuánto…

- Are? - sin querer preguntó en voz alta, abriendo los ojos y mirando levemente hacía los lados, atento, pero no vio nada fuera de lugar...

"¿Que rayos fue eso?… Genial, perfectamente genial, lo que me faltaba… estoy escuchando voces imaginarias o estoy alucinando, o ambas… me estoy volviendo loco, ¿no es así?, escuchar voces es el primer signo de locura, ¿no?... La mafia me debe de haber tostado el cerebro finalmente… ahora tengo que tener cuidado si no quiero ver cosas que no existen y luego ir a un manicomio… Tengo suficiente con haber tenido que ir a tres, tan solo para ver a los prisioneros locos de atar… incluso Vendicare no es tan malo como eso… Será mejor que me vista y salga de aquí antes que también me enferme y me obliguen a quedarme en cama, lo cual no estaría mal si no me acompañan y dejan de hacer accidentes que al final siempre terminan conmigo como rector y víctima y quedar aun peor…"

- No muchas gracias… - dijo algo molesto y temeroso, el no tomaría para nada bien tanta atención sin volverse loco y hacer algo de lo que de seguro se arrepentiría más tarde.

Se despertó sintiendo que algo faltaba, pero no le presto mucha atención antes de bostezar ruidosamente y estirarse con fuerza, despertando a su compañero con una patada en el proceso, recibiendo una mirada molesta a cambio, se miraron entre si antes de darse cuenta que era lo que faltaba, sus ojos verdes se cruzaron con los míos antes de comenzará buscar por todo el lugar… y gritarme en el proceso...

- ¡¿Qué demonios crees que estás haciendo?! - Yamamoto se detuvo, y sonrió estúpidamente. 

- No hagas tanto ruido o despertarás a Tsuna... - mejor se apuraba o usaría los fuegos artificiales... si quería amenazar, ¿por qué utilizaba fuegos artificiales de todas las cosas?, si, era peligro si no se usaban bien pero... era un poco estúpido en su opinión, daba incluso risa. - Hace frío y la cama de Tsuna es grande... además, no creo que se molesté y no quiero despertarlo para preguntarle... - Podía imaginarlo muy bien: un Tsuna medio dormido y molesto, gruñendo un si mientras le daba una mirada somnolienta y que lo llamaba tonto, antes de acostarse y seguir durmiendo como si nada.

- Idiota... ¡no asumas nada que no sabes! - Sudo frío, debió de haberse esperado algo como eso...

- No me puedes decir que no te estás congelando... - continuó antes de que negará lo dicho. - ¿Quieres despertarlo y preguntarle?, tu sabes cómo es Tsuna, no creo que nos diga que no, si nos acomodamos bien y no lo despertamos no creo que tengamos problemas... eso y... - era hora de la tarjeta ganadora. - ¿Te acuerdas de como Tsuna despierta en clase si está cansado?, yo no quiero que me coma la cabeza para luego decir: claro, y seguir durmiendo como si nada... - Gokudera cerró la boca, tenía un punto, él tan poco quería ver a su jefe de ese modo... si estaba muy dormido, los mataría solo con la mirada antes de dormirse como si nada de nuevo...

- Pero-

- Hasta mañana Gokudera~ - Sin darle ninguna oportunidad, se metió en la cama antes de comenzar con una muy posible discusión... tenía sueño, y no era tan tonto como para querer despertar a un casi seguramente cansado Tsuna...

Al parecer, Gokudera también había llegado a la misma conclusión que él, pero rayos... ¿dónde estaba Tsuna?, no se oía nada y no estaba allí... Y hablando del Diablo..., pensó divertido al oír pasos muy cercanos.

- ¿Por qué hay tanto alboroto?, son las 7:35… - Tsuna se detuvo al verlos, pero continuó como si nada - ¿están despiertos?, lamento haberlos despertado tan temprano… - oyeron decir justo detrás de ellos, haciendo reír a Yamamoto y a Gokudera comenzar sus disculpas...

No es que estaba llamando a Tsuna Diablo, simplemente era el pensamiento perfecto para la ocasión, y lo del Rey de Roma no le gustaba, una pequeña broma mental no hace daño, ¿o sí?, esperaba que no... 

Tsuna salió del baño algo apresurado y, ¿por qué no decirlo?, curioso debido al ruido que sonaba como si alguien estuviera desvalijando algo muy grande… La curiosidad fue lo que más gano, porque ¿quién querría algo de su casa cuando no había nada valioso que robar?, y si acaso lo había, este no valía la pena tanto alboroto… y más si lo iban a descubrir por ello, sin contar de que en esta casa casi todo el mundo entraba… Todo solo para descubrir que sus amigos estaban despiertos y buscando algo como si fuera el fin del mundo… 

- Nos despertamos solos, no te preocupes por ello… - tranquilizó Yamamoto omitiendo que Gokudera había sido despertado por él y no por sí solo, luego preguntó perplejo: - ¿por qué estás en toalla? 

- Estaba dándome un baño… - "¿No es obvio?, ¿para qué otra cosa voy a usar toalla?", pero por fuera permaneció neutral. - si quieren pueden darse uno, creo que tengo ropa de su tamaño… - comenzó a revisar el armario y encontró rápidamente lo que buscaba. - si no les molesta me voy a vestir, tengan.

Se sintieron aún más avergonzados de lo que debieron al recibir el conjunto de ropa ya previamente preparado, como si hubiera sabido que algo así podría suceder… de paso tenían estilo y un gusto parecido al de ellos, muy sofisticado en su humilde opinión… de resto era perfecto, ¿cuándo había conseguido todo esto?, los conocía muy bien si sabía qué clase de vestuario les gustaba... Tsuna ignoró por completo las gracias y alabanzas de Gokudera, si Yamamoto no estuviera tan sorprendido de seguro solo se hubiera reído y decir gracias, pero... solo una pregunta impedía que lo hiciera: ¿cómo sabía sus tallas?, Gokudera y él era más o menos parecidos en contextura pero diferentes en altura... y Tsuna era aún más bajo... así que, ¿cómo lo sabía?, ¿habló con las chicas o algo así?, eso era... Iba a preguntarle pero fue cortado completamente al ver a Tsuna a medio camino de vestirse, era una ropa sencilla en comparación con las que les había dado… bueno, al menos no era tan avergonzado como para esconderse o asegurarse de que no lo vieran mientras se estaba cambiando, aunque quizás era solo por permitirles usar el baño o tal vez pensaba que la sorpresa que les acaba de dar le daría el tiempo para hacerlo sin que lo vieran… sea cual sea la razón, ya lo habían visto de todos modos... a medio camino, y no era nada que no hubiesen visto antes, de seguro ya estaba medio vestido antes de llegar aquí... 

- Hm, listo… - murmuró para sí pasando el último botón. - los espero abajo…

Con eso los dejo a su suerte, no queriendo ver la pelea que pronto surgiría entre ambos con respecto al baño, tan solo esperaba y no volvieran su cuarto aún más desastroso que antes… suspiró y luego tomo un trago de café, antes de pensar en que debería hacer para comer, era más que obvio que se iban a quedar, estaba casi seguro de que lo llevarían a algún lado… o no hubieran aparecido de la nada ayer... pero, ¿de qué estaba hablando?, toda la familia tenía la costumbre de aparecer de la nada y en cualquier momento como si fuera magia... "Tal vez debería preguntarles como le hacen para hacer eso, así quizás pueda hacerlo también... a ver si les puedo dar a probar su propia medicina, sería realmente divertido... Espera un momento, creo que puedo hacerlo solo... con la ayuda de Natsu..." 

Así lo quisiera o no siempre lo hacían, aunque la verdad era que no quería ir a ningún lado, pero conociéndolos no tomarían eso en cuenta antes de sacarlo o arrastrarlo a algún lugar o para hacer cualquier cosa, lo sabía de antemano… tan poco los culpaba por hacerlo, deben de estar sumamente preocupados y confusos por él, pero no lo podía evitar… nunca podría ser como era antes, ni si quiera fingido, además tarde o temprano notarían la gran diferencia entre su Tsuna y un monstro… descubrirían la verdad…

Pero los complacería, a ambos tiempos, moriría y ya no tendrían que preocuparse de una amenaza como el… su Tsuna los mantendría a salvo con ayuda de lo que le estaba dando, lo cual no sería mucho, pero sería suficiente para hacer una gran diferencia en estas futuras batallas que enfrentarían, batallas que podrían destruirlo todo… tan solo esperaba y fuera suficiente, y… lo correcto… no es como si pudiera decir: Espejito, espejito, ¿puedes decirme cómo será el futuro si hago esto?

- Oí, Tsuna-

Escupió su café, ¿tan rápido?… no debía ser posible, no había terminado nada, y no podría fingir que ya había comido… "Oh Dios, ayúdame, yo no quiero hacer esto tan temprano..." se sintió especialmente nervioso al sentirlos atrás detrás de él, mirando por encima de su hombro para ver lo que hacía… Miró de reojo su café, así como él, nunca sería el mismo si no lograba salir de esta...

- Se ve delicioso… - Olía y se veía muy bien... lástima que no podía meter mano, si Gokudera no comenzaba un alboroto, Tsuna de seguro lo golpearía ya sea con la salten o el cuchillo si era como su madre, lo que tomará primero... 

- ¿Qué haces Juudaime? - Gokudera puso también su granito de arena.

Suspiro y se preguntó brevemente si debería contestarles, debatiendo sus reacciones en su mente… no debía ser muy malo, ¿verdad?, mientras no reaccionaran de forma exagerada… Sería mejor mentirles, pero no sería adecuado y Reborn lo castigaría duramente por esconder algo así y mentir delante de sus guardianes… y como si eso no bastara, lo haría confesar y todo se convertiría en una santa cadena que nunca terminaría ni se olvidaría… Lo mejor (para su bienestar) seria cortarlo de tajo y listo, sino habría mucho dolor y sufrimiento para todos, y no quería ser el causante de ello… Un momento... tenía la idea perfecta para acabar con todo sin revelar la verdad… "Jejejeje... gracias ingenuidad de los guardianes de la familia Vongola..."

- Solo estoy cocinando algo que mamá dejo en la nevera… - Mintió tranquilamente, bailando en su cabeza un poco... "¡Toma esa Reborn-san!"

- ¿Nana-san? - preguntaron un tanto confundidos... ¿desde cuándo ella dejaba comida a medio preparar?

- Aja… - dijo antes de darles la mira... la mira de: "Si no sales de aquí en los próximos 5 segundos serás la próxima cosa que haré en está salten."

Con eso se sentaron en el comedor y lo dejaron terminar en paz… "¡Funciono!, muchas gracias Dios Santo… ni si quiera Reborn-san podrá hacerme hablar ahora, además… todos son unos mentirosos cuando estaban de frente conmigo... Se lo merecen~", les llevo los platos de comida y sentó en la sala, seguramente esos panqueques no durarían mucho… conociéndolos… hm, no sería una sorpresa si pedían más, si les gustaba podrían comer una tonelada… Suspiro y se cambió, si su Hynper Intuición no se equivocaba, lo cual era imposible al menos que fuera mal interpretado, no tendría mucho tiempo antes que-

- Hey Tsuna… ¿estás listo para salir? - oyó llamar desde el comedor.

"... Fuera demasiado tarde… no tengo escapatoria, ¿verdad?…"

- Por cierto… la comida estaba muy buena, hay que felicitar a tu madre, se lució en verdad. 

- ¡La madre de Juudaime es la mejor!

Poco sabían ellos que Tsuna era el verdadero autor de la obra, y poco sabían ellos que a él poco le importaba sus cumplidos, había aprendido a no tomar en cuenta las palabras más que las acciones... Los platos estaban vacíos, eso era prueba suficiente de que les gusto o tenían hambre, hecho algo más... en cualquier caso, no se molestaría, a él solo le importaba que estuvieran bien y felices.