Family of the Past Capítulo 9
 
Por más extraño y ridículo que sonará, Tsuna se perdió en los primeros 2 minutos fuera del cuarto del hospital, en solo 2 minutos se había escapado del radar. ¡En solo 2 minutos se había escapado de todos ellos!, no sabían si hizo magia o simplemente salto por una ventana sin que se dieran cuenta, pero se formó el caos. Luego de casi destrozar el hospital entero y mirar por la ciudad, unas 3 horas más o menos, fueron a su casa sin saber dónde más buscar...

- ¡Buenos días!, Tsu-kun está en su cuarto si vienen a verlo, ¿van a quedarse a almorzar? - dijo amable y felizmente su mamá al abrirles la puerta.

Decir que se sentían como estúpidos por no venir antes era una mentira piadosa, la verdad era que se sentían como perfectos idiotas, pero, ¿cómo demonios iban a saber?, ¿preguntarle a un adivino?, era tentador... Con un amable si, saludos y gracias, fueron a su cuarto a reclamarle haberlos dejado a su suerte sin advertencia ni nada, pero se consiguieron con una vista muy tierna: Natsu dormido felizmente entre los brazos de su amo y este también profundamente dormido entre las mantas... al parecer, por más chistoso que sonará, Tsuna sólo quiso cambiar de cama. Cerraron la puerta y se regresaron, mejor los dejaban dormir, no solo Tsuna necesitaba descansar, sino que Natsu los mataría (unas buenas mordidas y rasguños para solo ser un cachorro) ya sea por despertarlo o molestar a su amo, eso claro, si Tsuna aún estaba dormido...

Tsuna se despertó la mañana con un suave bostezo y se estiró con cuidado, creyendo que Natsu aún seguía con él, más estaba solo. Se levantó y se dirigió al baño sintiéndose mucho mejor que ayer, aunque aún se sentía bastante cansado, seguramente Natsu se cansó de verlo dormir y regreso a su anillo, no podía culparlo... pero realmente estaba cansado. Entró entro al baño con una sola cosa en mente: quedarse en el agua bastante tiempo… y francamente lo hizo en la práctica, era tan relajante… Sin poder evitarlo, suspiro contento, tenía al menos una hora antes de que lo sacaran de allí si no hacia ruido… lo cual haría sin rechistar, sería un ratón si con eso se quedaba allí donde estaba… podría estar allí tanto tiempo como no se dieran cuenta de que estaba despierto, así que daría lo mejor de sí para que no lo supieran. Sus músculos lo estaban matando, lo que había hecho ayer había sobrepasado sus límites, y su cuerpo adolorido se lo estaba recordando, por lo que el agua era lo único que le importaba en esos precisos momentos… era su única forma de olvidarse de todo, además ayudaba al dolor y lo relajaba, como una especie de calmante, uno muy fuerte y efectivo en su opinión, pero… no era como si pudiera ayudarlo más allá de eso, no podía ayudarlo a recuperarse de todo el estrés y la tensión puestas en su cuerpo, aun menos de la energía que debía reponer… había perdido alrededor de un 80% en total… Sin poder evitarlo suspiro, bien podría haber una guerra afuera de la puerta pero no se movería de donde estaba...

-… Tan solo espero que Reborn-san me deje descansar unos días… - "Eso es casi misión imposible... no después de mi idiotez, no después de lo que hice que es totalmente fuera del carácter de Tsunayoshi-sama... tengo que tener más cuidado..." - es todo lo que necesito… - murmuró para sí mismo, tan bajo que solo él mismo podía oírse. 

Sin embargo, sabía muy bien que sería un milagro si sus suplicas fueran escuchadas… dudaba mucho que pudiera descansar como era debido y reponerse rápidamente, no con Reborn y su familia llena de sospecha… pero aun así valía la pena intentarlo, además… había valido la pena, incluso si Reborn hiciera que se sintiera horriblemente mal por los próximos días… Aunque, si tenía suerte, tal vez su familia se olvidara de el por lo menos hoy, a pesar de que quizás eso solo era una esperanza vana de su parte, pero al mismo tiempo no se sentía lo suficientemente bien o estable en estos momentos como para estar con ellos sin delatarse así mismo… lo mejor sería encerrarse y esconderse todo el día si no quería sufrir, pero luego haría sufrir a su familia y al final todo terminaría en un completo desastre por su culpa… otra vez. 

-… A veces todo se vuelve tan complicado… - Para él era como cadena cada vez más grande, tal y como las piezas de domino o una torre de cartas: derribas una y todo se va cayendo pieza por pieza.

"Cambiando de tema, ¿que estará pasando en mi tiempo?, ¿me habrán dejado morir?, nahhh, pregunta estúpida, si estuviera muerto no estaría aquí en estos momentos… Sin embargo, eso no quiere decir que me mantienen vivo por agrado o solo porque si, probablemente estén deseando que muera por mi cuenta para no quedar como culpables o algo así y no vivir para atormentarlos más o causar problemas… No los culpo por nada, pero se están tardando mucho… o bueno, ¿quién soy yo para hablar?, yo no sé nada de nada… solo espero que, pase lo que pase, sean felices… tengan hijos, sean cuidados por un mejor jefe y… amigo… que no tengan que derramar más lágrimas de tristeza ni que tengan que llenar sus manos en sangre nunca más, que no tengan que ver a nadie morir en sus manos… y que… Vongola crezca en abundancia en felicidad, paz y armonía, y con ella todos los demás… algo que yo nunca pude, podré ni seré capaz de hacer, por eso quiero morir pronto… soy el único que los retiene para ser felices, siempre lo fui…", eran pensamientos ilusos los últimos en verdad, estaban hablando de la mafia, pero el sin querer había omitido la oscuridad que la mafia siempre tenía con ella...

"Incluso ahora, desearía nunca haber formado parte de sus vidas… incluso si todo fue por lastima, nadie se merecía tener a un inútil de compañero, aún menos como su jefe… tan solo hay que ver el resultado: un monstro sediento de sangre que solo sirve para matar y masacrar, justo en lo que soy… en lo que me convertí… realmente no es justo en lo absoluto para ellos… Ja, como si fuera poco nunca quisieron estar conmigo desde el principio, siempre pensé que era demasiado bueno para ser verdad… La única razón por la que estoy vivo en estos momentos, por la cual tengo una familia incluso si no me quiere, y por la cual soy el jefe de jefes es porque soy el último descendiente de Primo…

Probablemente sea una verdadera decepción para él, pero incluso si lo soy, él nunca ha dicho ni ha demostrado nada al respecto, pero eso no evita que piense continuamente que se merece algo mucho mejor que esto, una criatura patética que no tiene una razón de existencia y solo trae desgracias a donde quiera que vaya, como su descendiente… Incluso mis padres están decepcionados de mí, aunque nadie los puede culpar, nadie quiere tener a alguien como yo como un hijo… ni si quiera como un conocido… Pero nada evita que llore, o que desee ser mejor, a sabiendas de que es imposible… nada podrá cambiar lo que soy… 

Vongola tan poco merece tenerme como parte de su integridad, aun menos como su cabeza… Sin embargo, solo una duda pasa por mi mente en todo esto… si nadie me quiere, ni cerca ni lejos…. ¿por qué demonios no me han eliminado?, es algo muy fácil de hacer, un disparo, un cuchillo, una comida envenenada, tal vez un incendio o gases tóxicos… ¿Quizás solo están esperando un descendiente para hacerlo?, si es así, solo tendrían que obtener mis genes y listo, algo también fácil, sin considerar que ni me opondría a nada de lo que me pidieran, y luego podrían matarme… o acaso… ¿hay algo más que yo no sé y por eso me mantienen vivo a pesar de no quererlo hacer? incluso si la respuesta es un sí, solo me dejaría con más dudas… porque, sinceramente, ¿que podría tener yo que fuera necesario o valioso aparte de los genes de Vongola Primo?"

Tsuna suspiró profundamente, más no se movió, tanto relajado como deprimido, en otro momento se hubiera reído de sí mismo ante tales pensamientos, porque a pesar de que era verdad, la primera parte sonaba como un testamento... y él no tenía ninguno, nunca lo hizo, ¿que podría dejar?, no mucho... la mayor parte de sus cosas pertenecían a Vongola. Era triste, pues incluso con todo, para él lo único realmente valioso era su familia y lo demás carecía de importancia en su mente, en especial si no era feliz. Cualquiera que lo llamaría idiota por restarle valor a sus cosas y a su poder como jefe de una de las familias más poderosas e influyentes del mundo, pero pocos entendían que para alguien como él, la amistad era mucho mejor que cualquier otra cosa... el solo utilizaba su poder para proteger y ayudar aquí y allá, y pocas veces, para un jefe con tanto poder era una persona bastante bondadosa, cualquiera podría decir eso, era demasiado obvio. Sin embargo, era una persona bastante tonta, ¿o tal vez demasiado amable?, cualquier otro no hubiera tomado más de una semana ese trató que él ha tomado por casi tres años, muy pronto serían tres.

"En fin, sea cual sea el caso nada puede cambiar la verdad innegable: nadie me quiere… ¿y por qué lo harían?, francamente no los culpo, yo tan poco querría estar cerca de un monstro que solo puede matar y que por donde quiera que va siempre pasan cosas aterradoras y malas… tal vez sea egoísta de mi parte, pero quisiera ser amado de nuevo, ser visto sin temor y tocado sin miedo, estar acompañado sin obligación y ser hablado sin preocupación… sentirme querido una vez más, sentir ese calor abrazador correr de nuevo por mi sangre, incluso si es solo una vez… me sentiría realmente feliz… pero sé que eso ya no pasara… es mucho para alguien como yo, pero eso no quiere decir que no lo anhele…"

- ¡Tsuna-nii!, sal de allí ya, es hora de comer. - gritó Fuuta golpeando la puerta, no le importaba si su hermano está despierto o no, ¡ya llevaba 3 comidas perdidas!, debía estar hambriento...

-… ¿Qué?… - murmuró Tsuna casi muerto del susto, sin entender absolutamente nada debido al shock. Fuuta no lo oyó, así que continuó:

- Vamos, ya son las 7:05… la comida se enfriara si no te das prisa. - Todo estaba mortalmente tranquilo, él no quería irrumpir en su privacidad pero... - ¡Tsuna-nii!

- ¡Voy!, ¡déjame arreglarme! - se las arregló para responder, y Fuuta suspiro contento antes de ir a la cocina.

"¿Ya es tan tarde?, vaya, el tiempo pasa que vuela cuando te pierdes en tu propia mente… será mejor que salga de aquí…" Con eso en mente, termino su baño y se arregló rápidamente, para luego bajar a comer… Solo para encontrarse de que ya no tenía desayuno, debido a un tutor muy querido entre la familia, lo cual no lo impresiono demasiado y se dejó caer en el sofá, no tenía hambre de todos modos y no tenía la paciencia de fingir hacerlo… Suspiro suavemente antes de decidir ver la televisión por primera vez en tanto tiempo, sin tener idea de que esperar e ignorando la mirada fija de Reborn en él y la de Fuuta, quien parecía muy preocupado por quién sabe la razón… Lo primero que vio le hizo apagarlo inmediatamente del susto que se llevó… no tocaría un control de televisión pronto, el no vería Barney ni en tortura… primero muerto y enterrado en un foso de lava… 

- Tsuna-nii… - llamo Lambo algo preocupado al ver la reacción, Reborn solo parecía muy divertido y Fuuta se reía. Tsuna agradeció en silencio que su mamá no vio nada. Ya era más que suficiente con ellos dos, Reborn ya tenía una nueva forma de torturarlo ahora...

- Estoy bien, no tengo mucha hambre así que no se preocupen por mí… y no voy a ver eso, me voy a mi habitación. - dijo antes de levantarse del sofá y comenzar dirigirse a su habitación rápidamente, mejor irse ahora y rápido antes de que se burlaran de él o Reborn decidiera utilizarlo de muñeco de prácticas. 

No obtuvo ninguna respuesta después de eso, pero incluso si hubiera tenido hambre antes, se habría ido de golpe al ver visto a Barney… por lo que no habría casi ninguna diferencia entre si tenía o no tenía hambre, porque a la final todas sus ganas se irán al ver esa cosa en la televisión… era demasiado alegre y feliz para su gusto, quizás también muy afeminado, pero le chocaba mucho en su personalidad… era demasiado falso, en si no tenía palabras para describirlo… pero le caía fatal, no sabía si era por el color, la voz, la parte de paz y amor, o que exactamente era lo que le caía muy mal de ese dinosaurio… pero lo hacía sentir horriblemente mal fuera lo que fuera… sabía que no tocaría ningún televisor en un buen tiempo…

- Tsuna-nii… - oyó detrás de la puerta... Tsuna hizo una mueca, la acababa de cerrar hace casi un minuto...

- ¿Si?… - A veces odiaba lo preocupado que podía ser su familia en momentos inesperados...

- Gokudera y Yamamoto vendrán más tarde... - hizo una pequeña pausa para debatir si debía preguntar o no, la respuesta fue un sí: - ¿No quieres nada de comer?, no has comino nada en casi dos días... - Tsuna hizo otra mueca agradeciendo que Fuuta no lo podían ver en ese momento. 

- No, estoy bien, comeré más tarde. - Realmente no tenía hambre en ese momento, lo que si tenía era cansancio. 

-... Si tú lo dices Tsuna-nii... - respondió dudoso, bien no podía estar, no era tonto, pero no lo iba a contradecir...

Tsuna suspiro profundamente al oír pasos cada vez más tenues, ¿qué podía hacer?, no lo sabía y no quería hacer peor las cosas... de por sí ya eran malas, no sabía porque Reborn aún no lo había encadenado a una silla o llevado a una sala de tortura, con la mirada que le dio, estaba sospechoso al máximo, ni siquiera sospechoso, sabía que había algo que no estaba bien... No iba a decirle nada a nadie, vivir como el Tsuna de este tiempo era muy cómodo, tranquilo y feliz, no quería que eso cambiará, no tenía idea de cómo lo tomarían si les decía la verdad, pero estaba seguro de que no sería lo mismo... Volvió a suspirar y se tiro en la cama, vaya metida de pata había hecho, pero lo hecho está...

-… somos unos idiotas, en verdad lo sentimos mucho Tsuna…

-… nunca fue nuestra intención causarte tanto daño…

-… como tu mano derecha… he fallado hace mucho tiempo… pero…

- Por favor… incluso si ya no nos quieres, regresa por favor… no te vayas aún…

"¿Qué demonios?", fue el primer pensamiento de Tsuna, seguido de: "¿Me quede dormido?, uhg... voy a ser la bella-no, perdón, el bello durmiente... he dormido... ¿casi dos días seguidos?, uhg...", se detuvo al oír llanto, y de seguro hizo una mueca... "¿qué clase de sueño o pesadilla es esto?, ¿por qué todo esta tan oscuro?, no veo absolutamente nada..."

-... Bueno, ¿eso no es lo que querían?, el joven Vongola se descuidó mucho... - dijo una voz casi impasible, algo molesta. -... y fue por su pura decisión... y sabemos porque rayos fue.

A Tsuna le hubiera encantado aplaudir si no creyera que estaba refiriéndose a él, fue bastante chistoso en su humilde opinión, pero muy cruel también... "¿De quiénes son esas voces?, estoy confundido..."

- No... no, ¡esto no era lo que queríamos! 

- ¿Entonces que querían?, ¡lo dejaron a su suerte prácticamente por el amor de Dios!, ¡se deprimió!

- Eh-

- Ustedes saben muy bien cuan blando de corazón es este chico... ¡más bien es una suerte que no se suicidó!

Tan pronto como comenzó la discusión, los sentidos de Tsuna cobraron vida, como si antes solo hubiera estado en una alta dosis de anestesia, y no fue para nada hermoso... En un resumen, Tsuna se sentía muy pesado y demasiado adolorido como para poder prestar mucha atención a sus palabras, era como si tuviera plomo caliente encima, a pesar de que tenía mucho frio y de que solo sentía tela a su alrededor… También podía oír pitos molestos cercanos y continuos, dándole más dolor de cabeza del que por si tenía, y como si eso no bastara, sentía algo conectado a su mano envuelta de forma estrecha… le costaba trabajo respirar y sentía su corazón en la garganta, latiendo dolorosamente… como quería que se detuviera…

-... Se... - pausa -... ignoramos eso...

- ¿Ignoraron?, vaya... no sé si sentirme feliz de que no soy él o caerles a palos por su estupidez... - una risa triste. - ¿saben lo que pasará si... muere?, ¿si esto llega a salir?, él tiene muchas conexiones... los cazaran así el joven Vongola pida que los dejen en paz...

En cualquier otro momento en donde le diera atención a sus palabras, se hubiera reído de tal estupidez y simplemente se hubiera ido... él, ¿con muchas conexiones?, vaya tontería... nadie se acordaría de él o le importaría su muerte, era tan... ridículo, esa era la palabra, ¿y corazón blando?, para nada, al menos ya no... podía matar tan fácilmente como respirar, en realidad... en ese momento sería más fácil que respirar...

-… Por favor… no te vayas…

Sintió algo tocar su estómago, si hubiera podido gemir lo habría hecho... dolía demasiado, lo sentía pesado y cada vez que respiraba sentía dolorosas punzadas recórrelo de arriba abajo, sin dejar ningún rincón a salvo de esa agonía… Su hombro también dolía, pero no tanto como su estómago, y como si todo esto no bastara, se sentía muy débil… Sus ojos se sentían muy pesados, como si fueran pesas de muchos kilos, y aunque lo único quería era que todo se detuviera, utilizo todas las fuerzas que tenía para abrir sus ojos, las cuales eran muy pocas… apenas y podía pensar y sentir otra cosa que no fuera el dolor en todo su ser… no podía ver casi nada, todo estaba demasiado borroso, suspiro casi imperceptiblemente por ello… Oyó una puerta abrir y cerrarse seguido de pasos suaves y contundentes hasta detenerse a su lado…

- Schamal…

- Era hora de que llegaras pervertido... - la ira se esfumó en las siguientes palabras. - ¿cómo sigue? 

"Muy bien... esto es una pesadilla muy rara y fea... no me había sentido así desde que Reborn-san me dejo solo en una base de entrenamiento...", pensó casi de malhumor, esto era cada vez mejor... 

-… El daño es muy grave, no hay casi nada que pueda hacer por el… - pausa - solo nos queda esperar y ver y… rezar porque él quiera volver, el cual no parece ser el caso…

-… ¿Podrías darnos un diagnostico?

- Muy bien, pero no les va a gustar… - un sonido de papeleo - además de las dos heridas de bala y el gran golpe en su cráneo, presenta otras condiciones especiales que dejan a estas heridas en un asunto leve si las comparamos… 

Silencio… luego oyó a alguien tartamudear las siguientes palabras:

- ¿Q-que qui-e-res d-decir?

- Bueno, este niño ha estado bajo una gran depresión por algún tiempo… está mucho más flaco de lo que solía ser, no, perdón, esa no es la palabra… casi no tiene tejidos blandos, literalmente es piel y hueso, tan poco parece haber salido mucho que digamos, su piel es demasiado pálida, nada saludable, y no mencionemos las ojeras y las zonas rojas… - tos - pero eso es perfectamente visible...

-…

- Sus huesos están algo frágiles me temo, tiene un hombro extraño... como si se hubiera dislocado y sanado de la forma incorrecta, sus órganos son otro problema... debido a la falta de alimento y nutrientes, algunos no están funcionando bien y otros en vez de ayudar están haciendo lo contrario... entre otras cosas...

-...

- Honestamente no sé cómo es que aún sigue vivo… y siendo francos después de esos disparos debería ser imposible que sobreviviera, así que esto es en pocas palabras, nada menos que un milagro… 

-…

-… pienso que deben ver esto para que comprendan que tan grave es la situación…

Casi de inmediato sintió como levantaban algo y como le quitaban un peso de encima, y eso se sintió ligeramente bien… En otra ocasión hubiera sentido curiosidad al oír varios suspiros ahogados y algo asustados luego de hacer eso… ¿Que había pasado?, hubiese preguntado, pero ahora solo quería que se callaran y lo dejarán en paz...

-… Si no come pronto… el suero ya no hará nada, solo atrasara su muerte… - pausa - aunque, aún no sé porque no ha despertado… ya debería haber salido del coma, si es que a eso se le puede llamar coma…

Todo quedo en absoluto silencio, solo roto por sus respiraciones irregulares… gimió levemente sin poder evitarlo al sentir como tocaban la fuente central de todo su dolor, en su gemido el toque se retractó rápidamente… Eso dolía mucho, pero se consolaba con que esto era solo un mal sueño... y despertaría cuando esté quisiera dejarlo ir...

-… ¿Tsuna?… - pregunta tentativa, Tsuna ya no estaría allí si tuviera opción...

-… ¿Estas despierto? - otra pregunta tentativa.

Tristemente o felizmente, dependiendo de la perspectiva, Tsuna estaba tan ido en el dolor que no oyó nada, e incluso si lo hubiera hecho no hubiera podido responder, aún menos reconocer a quienes pertenecían esas voces… Todo era demasiado confuso para su mente en el estado en el que estaba, solo tenía una cosa en mente: que todo el dolor parara… De la nada, sintió que algo cálido tomo su mano en un apretón suave, pero aun así no pudo evitar gemir en el dolor… dolía mucho… 

- Vaya, hablando del Rey de Roma y se aparece... - pausa -... una pequeña dosis de esto debería de ayudar y no noquearte de un solo golpe espero...

Luego de lo que parecieron años, pudo ver varias figuras muy cerca de él, y con la poca fuerza que tenía intento devolver el gesto reconfortante… pero no sintió nada, solo dolor y frio, no tan grave como antes… 

- Gracias a Dios… 

"¿Quién demonios llora ahora?... Reborn-san, ¿dónde estás cuando necesito que me tortures?, ¡rayos!", Tsuna quería despertar, pero al parecer lo estaban dejando ser en el mundo real... ya se vengaría después. Al parecer, quien sea que lo tomaba de la mano pudo sentir su intento… Sintió algo tocar su pelo con mucho cariño y varias miradas fijas sobre su ser, pero no le importaba, solo quería despertar... aunque el dolor bajo, igual era bastante fuerte… Asimismo ni si quiera podía ver bien como para intentar identificar a los ocupantes del lugar, y esos molestos pitidos no ayudaban en lo absoluto… también se sentía muy cansado como para cuidar de algo que no fuera el dolor, sobre todo si era un sueño, ¿qué importancia tenía?, no era real…

- Tsuna… ¿puedes hablar?

Pestañeo lentamente, "¿Tsuna?, ¿cómo sabían mi-ese nombre?, ah, qué importa, nunca entendiendo nada de todos modos… y solo es sueño, ¿tal vez con respecto al pasado?, pues vaya sueño torcido es si es un sí...", ni si quiera se molestó responder, no valía la pena el esfuerzo, y tan poco creía poder hacer tal hazaña… a penas y podía mantener levemente abiertos sus ojos… y no creía que fuera por mucho, ya no podía mantenerlos abiertos… y no quería tener nada que ver con esto por más tiempo. 

- ¡No te atrevas a-

Tsuna bostezo y luego pestañeo varias veces asegurándose de que todo había acabado, "Hacia tiempo que no tenía pesadillas o sueños...", pensó con una mueca y con ganas de gritar en irritación, en lugar de gritar decidió jalarse el pelo para desahogarse un poco. Si gritaba, de seguro armaría un tremendo escándalo y caos si su familia oía creyendo que lo estaban matando o algo... Tsuna rodó los ojos en el pensamiento, aún muy irritado, en ese momento podría importarle menos... pero sabía que después lo lamentaría y mucho, así que mejor se quedaba tranquilo...

Luego de un rato, Tsuna suspiró antes de ir al baño a arreglarse, levemente curioso de que todo estaba muy callado y silencioso, era como si no hubiera nadie en toda la casa… Ojalá fuera así, pero lo dudaba, nunca tenía razón en nada, pero no quería tener que comer en frente de nadie y hacerse el hambriento, aunque, ahora que lo pensaba… ¿por qué no hicieron un alboroto para que bajara a comer el almuerzo?, eran las 3 de la tarde, era extraño, incluso estando dormido… "Tal vez tenían cosas más importantes que hacer que despertar a un monstro inútil...", pensó tristemente... Además, quizás era mejor así… no tenía que fingir…

Salió de su habitación sin hacer ruido, evitando hacer cualquier sonido que delatara su presencia y escondiéndose de la vista lo mejor que pudo sin verse sospechoso, si había alguien aquí no quería molestarlo… Todo estaba a oscuras, silencioso y normal, pero no por eso debía confiarse, siempre podía ocurrir algo a último minuto… último segundo en realidad. Bajo a la cocina por la parte trasera y todo estaba en las mismas condiciones que ya había visto… esto ya estaba más que raro, se agacho y como un gato paso lentamente por el lugar, agudizando sus oídos y todos sus sentidos tanto como pudo… En silencio se acercó al comedor y olfateo el aire, "nada de nada… ni siquiera detergente, ni comida...", suspiro mentalmente y reviso el área una vez más antes de ir a la nevera, al menos tenía que mover las cosas y llevarse algo o sería un perfecto mentiroso para su madre… se detuvo al escuchar varias voces familiares, y por el sonido de las mismas, estaban hablando… "¿Qué están haciendo?", se pregunta, era muy extraño, y él era muy curioso... Tomó un helado y una cucharada en completo silencio, y del mismo modo se escondió detrás del sofá, sin apartar sus ojos que divisaban sus figuras sentadas en el suelo… al parecer, solo en este lugar las luces estaban encendidas.

-… eso no fue normal…

Tsuna pestaño, llevándose una cucharada de helado de vainilla a la boca. 

-… eso fue mucho poder... ¡Tsuna no tiene tanto!, tan poco es tan descuido… siempre lleva sus armas a donde va por si cualquier cosa sucede...

Tsuna se detuvo en medio de un bocado, un tanto deprimido ahora que sabía perfectamente que estaban hablando de él... Aun así, se quedó dónde estaba.

- Y ese ataque raro que uso... ¿de dónde creen que lo saco?, ni siquiera el bebé sabe...

-... Juudaime debió de haber trabajado en él desde... hace un buen tiempo. - Gokudera tratado de defender a su querido jefe, pero ni él se creía eso.

- Creo que están siendo un poco duros con él, sigue siendo Tsuna-kun. - aclaró Kyoko como si fuera un hecho. - Tal vez algo le paso... si bien es cierto que es diferente, también es igual de amable y cariñoso que antes... no creo que sea buena idea tratarlo diferente o tenerle miedo como parece que tienen ustedes.

Tsuna se congeló en medio de un bocado, ¿miedo?, ¿le tenían miedo?... Los cuatro chicos saltaron al oír algo caer de golpe, algo metálico. De inmediato los cuatros se palidecieron al ver al espía con el tazón de helado mirándolos como si fueran un fantasma... 

-... ¿Tsuna?, ¿desde cuándo...? - ¿de dónde había salido?

Tsuna ni siquiera pestañeo, tan sorprendido y en shock que no registró ni una palabra, tragaron muy nerviosos al ver eso... De la nada, Tsuna se recuperó y tomó la cuchara de suelo antes de levantarse tranquilamente e irla a lavar, para luego volver a donde estaba y tomar otra cucharada sin decir una palabra... Nadie dijo nada por un buen rato, la cara ahora neutral Tsuna los tenía muy nerviosos como para hablar...

-... ¿Y bien?, el show debe continuar. - dijo simplemente, mortalmente serio.

Los cuatro se miraron, sin saber si reír ante lo dicho o asustarse ante lo tranquilo que estaba actuando-blam!

-... Son unos perfectos idiotas, espero que lo sepan. - dicho esto, se levantó y salió del lugar rápidamente, dejando a Yamamoto sobándose la cabeza y a dos chicos petrificados, Kyoko solo suspiro...

-... Eso era lo que me temía, hablar de alguien a sus espaldas es bastante dañino... en especial si el alguien del que se habla está escuchando... fue una idiotez, hacerlo y aún más en su propia casa... - debía de estar bastante triste detrás de esa fachada neutral y luego molesta. - Vamos, al menos hay que disculparnos...

- Hey Tsuna... lo sentimos, ¿podemos pasar?

- ¡Lo siento mucho Juudaime! 

Silencio, solo silencio. Luego de dos minutos hablándole a la puerta, trataron de abrirla solo para descubrir que no estaba allí. Kyoko volvió a suspirar, más triste y culpable. Si él no estaba aquí, eso significaba que no estaba en la casa... Bueno, la disculpa se fue para el desagüé, pensaron los cuatro desanimados... O al menos así fue hasta que Yamamoto vio algo raro en la ventana de Tsuna, y sin un segundo pensamiento, tomo la cosa negra y la halo. Era una verdadera lástima que "eso" cayó y solo sus reflejos rápidos le permitieron atajarlo...

-... Eso no era necesario, ¿sabes? - murmuró Tsuna muy molesto ahora.

- Lo lamento mucho, ¿pero qué hacías en techo? 

- No quiero hablar con ninguno de ustedes por los momentos, así que ese fue el mejor lugar que se me ocurrió. - Más nunca creyó que lo harían caer de esa forma tan brusca... y destruir el pobre helado en el proceso... -... ¿podrías-

- No. - le negó antes de que terminará la frase, sabía muy bien lo que pediría... Era muy lamentable que estaba muy errado, Tsuna solo le oba a pedir que olvidaran el asunto y lo dejarán solo por un rato, no que simplemente lo dejaran en paz como él creía y los otros también. - Mira, lo sentimos amigo... pero es que, tenemos miedo de ti... - Era una verdadera... tragedia que ninguno sabía que esas eran las palabras mágicas para despertar a un monstruo. -... por ti más bien, y-

- ¡Entonces solo lárgate! - incluso Fuuta se echó para atrás ante el gritó y el golpe que siguió. - Lárgate y no vuelvas si tanto miedo tienes, ¡no te quiero volver a ver! 

A decir verdad, Tsuna estaba sobre reaccionando, ellos no tenían ni idea de que con solo esas míseras palabras juntas lo habían herido y mucho... Ellos no sabían todo lo que había vivido solo por miedo, todo lo que había vivido gracias a que su familia le tenía miedo y más, pero todo empezó con miedo... Sin embargo, ellos si podían darse cuenta perfectamente que habían metido la pata, en especial viendo los ojos naranja bastante furiosos perfectamente fijados en ellos. Yamamoto olvido por completo el dolor del golpe ante tal vista, casualidad de la vida que él era el único lo suficientemente valiente o tonto como para ser él más cercano a sus puños. 

- ¡No nos referimos exactamente a tener miedo de ti Juuidame!, ¡estamos asustados y-

- Lárgate... - Kyoko se apresuró a completar la frase al ver las flamas cobrar vida.

- preocupados!, ¡preocupados por ti Tsuna-kun!, ¡y asustados por lo que te pudo haber pasado!

- He dicho que desaparezcan de mí vista... - oh uh... - ahora.

- Sabía que te haríamos daño, por eso no quise hablarlo contigo... ¡tú nos estás asustando porque estás actuando diferente!, ¡estás descuidado!, ¡no te queremos muerto!, vamos Tsuna... no pues molestarte de que estemos asustados por ti, por tu bienestar...

La respuesta era un claro: "claro que puedo", pues no se calmó sino que parecía incluso peor. En ese momento, Tsuna no estaba realmente razonando, estaba asustado e irritado, y muy triste también, ellos lo estaban presionando mucho sin saberlo, si tan solo hubieran escuchado en lugar de cortarlo en aquella pregunta o simplemente dejar que se calmará no estaría en esta situación... Vaya metida de pata, ¿cómo lo arreglaban ahora?

- Largo de aquí... - Sus flamas crecieron exponencialmente y por un momento ellos creyeron que lo mejor era dejarlo y rezar porque se calmara y los perdonara.

En cierto modo, hubieran deseado eso en lugar de ver a Tsuna cerrar un ojo en dolor, pero lo suficientemente terco como para no detenerse... Obviamente, estaba aún muy drenado si solo ese estado le producía dolor... Sin embargo, dolor o no, ¿qué demonios podían hacer si no se calmaba?, ¿luchar en su contra?, ¡por supuesto que no!, Tsuna les diría tontos si no estuviera involucrado en todo el asunto. 

-... Tsuna, por favor, solo cálmate... no-

- ¡¿Vas a atacarnos Tsuna-nii?!, ¡prometiste protegernos! - lloró el pobre chico tanto asustado como preocupado. - ¡Tú no eres Tsuna-nii! - Extrañamente, Tsuna quedo mortalmente tranquilo ante esto, demasiado tranquilo... 

-... No lo soy, ¿uh? - dijo sombríamente y su flama se hizo más grande, haciéndolo estremecer del dolor. - Lo sea o no, no importa, si me temen... ¿qué demonios hacen aún aquí?, ¡váyanse de una buena vez!

Incluso Fuuta pestañeo, ¿era eso?, ¿era eso lo que lo tenía tan listo para atacarlos?, ¿temerle?, realmente eran unos tontos... realmente lo eran, el de seguro se sentía no solo molesto, sino bastante herido detrás de esa ira por un mal juego de palabras... Tsuna no mostró emoción alguna al ver a Gokudera arrodillarse a sus pies, solo dio pasos hacia atrás...

- ¡Lo siento mucho Juudaime!, ¡no volveré a dudar de usted nunca más!, ¡déjeme cometer sen-Juudaime... - término sorprendido, nunca supo que Tsuna tenía tanta fuerza.

- ¿Crees que suicidarte me haría feliz?, que iluso eres... para eso te mataría yo mismo. - lo dejó caer al piso como si nada, sus esferas naranjas mirándolo casi con irritación. - Si tanto quieres un castigo ve y se el mayordomo de Haru por un día... - Gokudera se estremeció y Tsuna bufo ligeramente. 

- Ma Ma-

- Lárgate. - cortó de inmediato sin siquiera mirar. - Lárguense de una buena vez, allá está la puerta.

- ¿Y yo Juudaime? - saltó de inmediato él guardián de la tormenta, ¿no había sido perdonado antes?

- Ma Ma, discúlpanos Tsuna, no fue nuestra intención herir tus sentimientos, como puedes ver nadie aquí te teme... - no pudo contenerse de bromear: - pero esta actitud que tienes da miedo... - era tanto broma como realidad. 

Tsuna no dijo nada, solo se limitó a mirarlos... su flama se extinguió lentamente, pero aún se veía bastante molesto, y cansado por lo que había hecho. Señalo con el dedo a Yamamoto y dijo simplemente:

- Me debes un helado, y más te vale conseguirme uno antes que mamá y los niños regresen. - Yamamoto solo pudo sudar frío y reír, que forma de decir: "nada ocurrió".