Firmes en la fe, crecidos en el amor, 3 de 3: El crecimiento en la fe es algo real