Firmes en la fe, crecidos en el amor, 1 de 3: La fe no es para perdedores