Fragmento de SERES MALDITOS. VENGANZA (Libro 4 de la saga)
El sol se desperezó lentamente como un gato gordo y perezoso que apenas hubiera dormido diez horas. Estiró sus brazos dorados y bostezó con ganas, inundando las temidas Mazmorras del Sol.

Piotr y su mujer se abrazaron una última vez en silencio, incapaces de pronunciar más palabras que aquellas lágrimas que descendían silenciosas por sus rostros para morir deshidratadas ante la luz. El sol subió un poco más, alzándose de su lecho celeste, e hizo retroceder al matrimonio todo cuanto les permitió la pared rocosa. Los dedos solares ya acariciaban sus pies. Los Vetustos observaron al astro con horror y reverencia asombrada. Se derramaba ahí arriba como una yema de huevo en una sartén. Pero eran ellos quienes estaban encerrados en dicha sartén y el sol era el aceite. Las lágrimas de los vampiros comenzaron a chisporrotear; después, la carne, el hedor y un sufrimiento terrible.

—¡Adriaaaaaaaaaaaaana! —gritó Dolors conectándose a su mente antes de morir.

La aludida se irguió de inmediato en el lecho de paja con los ojos desorbitados y el olor a carne y pelo fritos inundando sus fosas nasales.

—¡Noooooooooooooo! —sollozó ella desconsolada.

A su lado, un Leo desorientado se incorporó junto a ella.

—¿Qué sucede?

—Mis hermanas y mi cuñado… han muerto.

Este fragmento pertenece a SERES MALDITOS. VENGANZA, la cuarta entrega de la saga gótica que cuenta con cientos de lectores fieles. En

estos enlaces podrás cotillear o conseguir tanto esta novela como el resto de mis libros:

https://lektu.com/a/eba-martin-munoz/3432

https://www.kobo.com/es/es/search

https://play.google.com/store/books/author

También en papel: https://www.lulu.com/shop/search.ep?contributorId=1433591 (o puedes pedírmelas a mí con dedicatoria incluida.

Además, si quieres salir en mis libros convertido en personaje, tener dedicatorias y los libros antes que nadie, únete a mí en patreon.com/ebamartin