«House on Fire», casi lista.
 

«House on Fire» es tinta sobre papel fabriano de 300 g, cientos de líneas, sesiones escuchando hip hop para concentrarme, mensajes de amigos, ansiedad, trabajo, nuevos afectos, la rectificación de la trama gracias a mi maestra en el Laboratorio de la Línea y el Agua. Es la canción de un amigo (tal vez el nombre de su banda), es una chica corriendo directo a la chingada, es también su mismidad y está —casi— terminada.