La NASA se EQUIVOCÓ, las líneas oscuras de Marte no son arroyos de agua.
Reconocer los errores es de sabios :-)