María de Aragón, la reina piadosa.
 
  

Hola a todos los amantes y curiosos de la historia, hoy os traigo la vida de María de Aragón, reina consorte de Portugal e hija de los reyes católicos. 

María de Aragón y Castilla nació el 29 de Junio de 1482 en Córdoba. Fue hija de Fernando II de Aragón y de Isabel I de Castilla, llamados los reyes católicos. El matrimonio tuvo cinco vástagos, siendo María la cuarta de éstos. Cuando la princesa nació, los reyes católicos se encontraban en plena guerra contra el reino de Granada, Isabel la católica tuvo un parto gemelar, María fue la primera en llegar al mundo, pero la otra niña nació muerta.

María recibió junto a sus hermanas mayores una excelente educación para ser una buena esposa y reina consorte. La infanta aprendió idiomas, humanidades, religión, historia, labores y manejo del hogar y obediencia.

De María hay pocos documentos que hablen de cómo era ya que es la hija más desconocida de los reyes católicos. Se sabe que fue una mujer muy religiosa, buena amazona, de complexión delicada y enfermiza, era amable, educada, de carácter dulce, tranquila, era delgada, alta, de cabellos castaños rojizos, tez pálida, ojos azules y su belleza no era tan reconocida como la de sus hermanas Juana y Catalina.

Todos los hermanos de María tenía ya asignado un futuro como reyes en distintos reinos de Europa pero María no, sus padres preferían reservarla por si fallaba alguna de las alianzas matrimoniales de sus otras hijas aunque es cierto que sus progenitores pensaron en casarla con algún príncipe napolitano o con el rey Jacobo IV de Escocia.

La hermana de María, Isabel, se había casado con Alfonso, príncipe heredero del reino de Portugal, pero éste falleció al poco de casarse debido a una caída de caballo, Isabel volvió a España mientras en Portugal se coronaba al nuevo rey llamado Manuel I. Los reyes católicos no se lo pensaron y ofrecieron al nuevo rey portugués la mano de la jovencísima María que contaba con 13 años pero el monarca prefirió casarse con Isabel que tenía 26 años.

María siguió esperando a que sus padres realizaran alguna alianza matrimonial pero todo se empezó a torcer cuando su hermano Juan falleció y después también lo hizo su hermana mayor Isabel tras haber dado a luz al heredero de la corona portuguesa, Miguel de la paz. Muchos pusieron todas sus esperanzas en este infante, porque él uniría los reinos de Portugal, Castilla y Aragón, pero no fue así, ya que falleció con tan solo un año de edad.

Manuel I de Portugal se encontraba viudo y sin descendencia por lo que entonces se fijó en María, su jovencísima cuñada. La boda por poderes se firmó en Sevilla el 20 de Mayo de 1500 pero María permanecería algún tiempo más en tierras andaluzas a la espera de las dispensas papales y finalmente, el 23 de Septiembre de aquel mismo año, la joven infanta partió de Granada hacia su nuevo hogar.

El 30 de Octubre de 1500, se celebró el enlace entre María y el rey de Portugal. Dicen que la pareja se enamoró durante el enlace y Manuel se mantuvo fiel a su esposa durante todo su matrimonio, algo destacable debido a que era bastante habitual que los reyes gozaran de la compañía de otras mujeres.

Dos años después del enlace llegó al mundo el primer hijo de la pareja llamado Juan, el futuro Juan III de Portugal, después, en el año 1503, nacería Isabel, futura reina consorte de España al casarse con su primo Carlos I. En el año 1504 llegaría al mundo Beatriz que acabó casándose con Carlos III de Saboya. En 1506 nacería Luis, futuro duque de Beja éste hijo le traería muchos quebraderos de cabeza a la monarquía portuguesa ya que este infante acabaría teniendo un romance secreto con una joven judía llamada Violante Gomes , apodada la pelicana, de este amor secreto llegaría a nacer un hijo llamado Antonio.

Más hijos fueron llegando al mundo. En el año 1507 nació Fernando, futuro duque de Guarda y Trancoso. En el año 1509 nació Alfonso que llegaría a ser Cardenal. En el 1511 nacería una niña llamada María que falleció a los 3 años de edad, después, en 1512 llegaría al mundo Enrique, futuro Enrique I de Portugal. En el año 1515 nació Eduardo, futuro duque de Guimarães y en 1516 nació Antonio, este alumbramiento fue fatal para María.

Tras su último parto su salud se debilitó bastante, aparte, María solía ser bastante enfermiza. La reina había tenido muchos partos en muy poco tiempo, no dejaba que su cuerpo se recuperara después de cada alumbramiento. María tuvo 10 hijos y entre parto y parto solamente pasaba un año o dos.

María redactó un testamento al ver que su final estaba próximo y el 7 de Marzo de 1517 la reina falleció. Dicen que el rey, roto de dolor, se encerró en un monasterio y pensó en abdicar en varias ocasiones pero la pena y el dolor le duró poco, al año de haber fallecido su esposa, se casó en terceras nupcias con Leonor de Austria. Los restos de María descansan en el monasterio de los Jerónimos de Belén en Lisboa.

María fue una moneda de cambio para sus padres como las otras infantas. Llegó a casarse con un hombre que la amó durante los 16 años que duró su matrimonio, en ese sentido tuvo más suerte que sus hermanas. María no tuvo ningún papel importante en la política de Portugal pero si incitó a su marido para que expulsara a los Judíos y musulmanes del país u obligarlos a convertirse al cristianismo. María había sido criada y educada bajo la idea de servir a un esposo y traer muchos hijos al mundo, algo que llevó a la perfección al haber alumbrado tantos vástagos y al haberse mantenido fiel y leal a su esposo hasta el último día de su vida.


FIN

   "