MDG: El dinero, la obsesión de los catalanes