No se trata sólo del pastel
Me encontré un pensamiento muy interesante: “Una vez que descubres que no necesitas una ocasión especial para comprar pastel, la segunda parte de tu vida empieza.” Aunque descubrí esto ya hace algún tiempo (¡el pastel es delicioso!), hoy es una ocasión especial para mí, pues ya pasó un año desde mi trasplante y los análisis de sangre salieron normales =D. Haciendo eso de lado, quiero seguir compartiendo lo que la frase del inicio significa para mí, porque creo que no todo es sobre el pastel.

¿Cuántas veces no hemos ‘guardado algo para una ocasión especial’? Me pregunto cuántas botellas de Champagne han quedado sin abrirse, juntando polvo a través de los años, o cuánta ropa decidimos no ponernos seguido porque ‘es sólo para eventos especiales’... Y aún así, no se trata del pastel, o la Champagne, o la ropa…

¿Cuántas veces no hemos dicho ‘te amo’, ‘te quiero’, o abrazado a alguien? ¿Cuántos de nuestros viajes para visitar a nuestra familia y amigos dependen de ciertas circunstancias, aunque tengamos los recursos y el tiempo? ¿O tal vez has decidido no tener tiempo para jugar con tus hijos porque no es su cumpleaños, o Navidad, o Día de Muertos, o vacaciones? ¿Cuántas veces no hemos dejado pasar una taza de café porque teníamos ‘mucho trabajo’? Y aunque estoy consciente que a veces el tiempo es muy importante, la mayor parte del tiempo, una hora que decidamos darnos a nosotros mismos y a los demás se convertirá una hora en la que nos volveremos más felices. Y es algo difícil, tan sólo puedo decir que he tratado y que continuaré tratando, pero por lo menos es importante tenerlo en mente.

Todos los días son ocasiones especiales en que celebramos la vida misma, así que permítete apreciar lo que realmente importa, reír, jugar, abrazar, amar. Permítete disfrutar una rebanada de este pastel al que llamamos vida, porque mañana no sabes si quedarán rebanadas por tomar...