Testigos de una fe total, 1 de 2, Los peligros de las conversiones a medias