Tutorial: Dificultades
 
 

Una de las principales dudas que asaltan a los jugadores suele ser… ¿qué es una dificultad, cuándo se usa y sobre todo… qué valor tiene? Pues bien, con este tutorial vamos a tratar de resolver esas preguntas.

Por norma general, una dificultad es todo aquello que una persona no pueda realizar de manera automática. Respirar, caminar por terreno llano o leer un texto común en idioma materno son ejemplos de tareas automáticas, y por tanto, no se les considera dificultades. Soportar un gas tóxico, correr por terreno resbaladizo o estudiar un texto arcáico en idioma desconocido es algo que no se realiza de manera automática, y por tanto, son dificultades.

Tanto si estás jugando una campaña con estilo de juego rol, como si estás llevando a cabo partidas sueltas tipo escaramuza, cada vez que un PJ se enfrente a usa situación que sea considerada una dificultad tendrá que realizar una prueba de habilidad.

Ahora bien, el principal problema de las dificultades es asignar un valor a superar con la tirada. En Mityka existen siete niveles de dificultad, que van desde el Muy Fácil hasta el Legendario. Tomaremos como punto de partida el nivel fácil, cuyo valor a superar es 5, y desde ahí edificaremos.

Cuando te enfrentes a la decisión de qué valor asignar a una determinada dificultad, piensa que el nivel fácil de dificultad es todo aquello que una persona normal, sin ningún tipo de entrenamiento específico y sin unas cualidades excepcionalmente notables podría realizar con un decente porcentaje de éxito.

Bob es un aficionado a la pesca, y se dispone a construir un pequeño huerto junto a su casa del río Aflunda. Coger un azadón y cavar una zanja no es una tarea que se realice automáticamente, ya que requiere un conocimiento básico de cómo manejar ese tipo de herramientas. Sin embargo, tampoco es algo que esté al alcance de sólo unos pocos, ya que cualquier persona que no fuera granjero podría hacerlo. Así que la dificultad de cavar la zanja es fácil.

Partiendo de esta premisa, una tarea más o menos especializada tendrá niveles de dificultad mayores o menores. Esta es la dificultad estándar que adquiere la prueba.

Ahora Bob, que ya tiene su zanja, quiere plantar unas semillas. Pero plantar semillas no es algo tan sencillo de realizar, ya que hay que saber a qué profundidad hay que enterrarlas, qué tipo de abono les viene mejor y cuánta cantidad de agua necesitan, incluso en qué época del año han de ser plantadas. Por tanto, la tarea ya no es algo Fácil, sino que pasa a ser Normal, ya que son tareas que normalmente haría un agricultor.

No obstante, está claro que no es igual de difícil realizar determinadas tareas para unas personas que para otras. Algunos PJ que han estado practicando toda su vida un determinado arte y hayan aprendido ciertos conocimientos, realizarán unas actividades con mayor soltura y facilidad que otros. Por tanto, si el PJ posee una habilidad que pudiera aplicarse de alguna manera a la tarea que está realizando, podrá sumar el nivel de dicha habilidad a la tirada.

Tras una larga temporada tratando de hacer que sus tomates florezcan, Bob ha decidido que tener un huerto es demasiado complicado, así que llama a su primo Cletus, que estudió botánica en la universidad de Estellheim para que le eche una mano. Cletus posee la habilidad de Botánica a nivel 3, y como tiene conocimiento acerca de plantas, entonces es una habilidad válida para la tarea que se trae entre manos. Por tanto, podrá sumar 3 a la tirada de 1d10 para superar la prueba teniendo así un 70% de posibilidades de existo, así que normalmente no fallará.

Cuanto más concreta sea la habilidad que posee el PJ, más fácil será la tarea a realizar, ya que eso quiere decir que está especializado en esa única tarea. En caso de que la acción que se pretenda llevar a cabo sea la misma que la habilidad que se quiere usar, entonces el grado de la dificultad desciende un nivel. No hace falta que sea EXACTAMENTE el mismo nombre, basta con que la habilidad describa suficientemente bien la acción. Ver, Observar, Mirar y Otear serían ejemplos de habilidades específicas que sirven para darse cuenta de algo mediante el sentido de la vista, mientras que Percepción, Estar Atento y Darse Cuenta serían habilidades también utilizables en este caso, pero sólo valdrían para sumar su valor a la tirada.

A pesar de los amplios conocimientos teóricos de Cletus sobre plantas, tampoco ha sido capaz de hacer que los tomates arraiguen. Así que en su desesperación, Bob decide llamar al tío Murray, oriundo de Stalmider y criador de yaks y granjero desde los ocho años. El tío Murray tiene la habilidad Cultivar al nivel 6, que es precisamente lo que Bob está intentando hacer, así que la dificultad desciende un grado, de Normal a Fácil para el tío Murray, y además añadiría 6  a la tirada por lo que superaría la tirada automáticamente salvo que pifiara.

El tío Murray no ha cogido un libro en su vida, y no tiene ni la más remota idea de qué es la fotosíntesis o tan si quiera cómo funciona la absorción de nutrientes por las raíces de las plantas, pero ha vivido cincuenta años trabajando en el campo y es más apto para la tarea que Cletus, que conoce a la perfección todo lo relacionado con la flora.