Vines, el legado | Agujero en la pared